GUIA SOBRE PARÁLISIS CEREBRAL

  • ¿QUE ES LA PARALISIS CEREBRAL?
  • USTED Y SU HIJO
  • FAMILIA Y AMIGOS
  • AYUDAR AL HIJO A APRENDER
  • PROFESIONALES
  • DERECHOS Y BENEFICIOS
  • sembrado esperanza desde cordoba


    ¿QUE ES LA PARALISIS CEREBRAL?

    Si un niño tiene Parálisis Cerebral, esto significa que parte de su cerebro o bien no funciona correctamente o no se ha desarrollado con normalidad. La zona afectada suele ser una de las que controlan los músculos y ciertos movimientos del cuerpo.

    En algunas personas, la Parálisis Cerebral es apenas apreciable y otras pueden estar muy afectadas. No hay dos personas afectadas de la misma manera.

    ¿Quién tiene Parálisis Cerebral?

    En España, alrededor de 1.500 bebés nacen o desarrollan una Parálisis Cerebral cada año. Puede afectar a niños y a niñas de cualquier raza y condición social.

    ¿Cuáles son las causas?

    Las lesiones que provocan Parálisis Cerebral suceden durante la gestación, durante el parto o durante los primeros años de vida.

    Las causas pueden ser:

    · Una infección intrauterina, como por ejemplo la rubéola, sobre todo si ocurre durante las primeras semanas del embarazo.

    · Una dificultad antes del nacimiento, quizás debida a que el bebé tiene problemas para respirar adecuadamente. Por ejemplo, cuando se produce enrollamiento del cordón umbilical en el cuello.

    · Un hematoma cerebral o una hemorragia intraventricular que se pueden producir en el bebé antes del nacimiento.

    · El cerebro del bebé sufre una malformación sin un motivo aparente.

    · Un trastorno genético que se puede heredar aunque los padres estén completamente sanos.

    · Por causa de una incorrecta asistencia durante el parto.

    · Por el nacimiento muy prematuro del bebé.

    · Por otras causas como infecciones del cerebro (meningitis), accidentes (ahogamientos), etc... que suceden en los primeros años de vida.

    ¿Cuales son los principales tipos de Parálisis Cerebral?

    La Parálisis Cerebral no permite o dificulta los mensajes enviados por el cerebro hacia los músculos dificultando el movimiento de éstos. Hay diversos tipos de Parálisis Cerebral dependiendo de los tipos de órdenes cerebrales que no se producen correctamente. Muchas de las personas afectadas de parálisis cerebral tienen una combinación de dos o más tipos.

    La Hemiplejía se produce cuando la mitad izquierda o la derecha del cuerpo está afectada por este tipo de parálisis cerebral, mientras que la otra mitad funciona con normalidad.

    La Diplejía afecta a las dos piernas, pero los brazos están bien o ligeramente afectados.

    Cuando están afectados los dos brazos y las dos piernas se habla de una Tetraplejía.

    La complejidad de la parálisis cerebral y sus efectos varía de una persona a otra, por eso suele ser difícil clasificar y si aprenden a caminar lo harán de una con precisión el tipo de Parálisis Cerebral que padece un niño. Algunos de los tipos tradicionalmente considerados como más importantes son:

    Parálisis cerebral espástica

    Espasticidad significa rigidez; las personas que tienen esta clase de Parálisis Cerebral encuentran mucha dificultad para controlar algunos o todos sus músculos, que tienden a estirarse y debilitarse, y que a menudo son los que sostienen sus brazos, sus piernas o su cabeza.

    La Parálisis Cerebral espástica se produce normalmente cuando las células nerviosas de la capa externa del cerebro o corteza, no funcionan correctamente.

    Parálisis Cerebral Atetoide

    Las Personas que sufren este tipo de Parálisis Cerebral tienen unos músculos que cambian rápidamente de flojos a tensos. Sus brazos y sus piernas se mueven de una manera descontrolada, y puede ser difícil entenderles debido a que tienen dificultad para controlar su lengua, la respiración y las cuerdas vocales.

    La Parálisis Cerebral atetoide, es el resultado de que la parte central del cerebro no funciona adecuadamente.

    Parálisis Cerebral Atáxica

    La Parálisis Cerebral atáxica hace que las personas que la padecen tengan dificultades para controlar el equilibrio, y si aprender a caminar lo harán de una manera bastante inestable.

    También son propensos los afectados a tener movimientos en las manos y un hablar tembloroso.

    La Parálisis Cerebral atáxica se produce porque el cerebelo, en la base del cerebro, no funciona bien.

    ¿Cuales son los efectos?

    Los niños que tienen Parálisis Cerebral no pueden controlar algunos o todos sus movimientos.

    Unos pueden estar muy afectados en todo su cuerpo, otros pueden tener dificultades para hablar, caminar o para usar sus manos. Otros serán incapaces de sentarse sin apoyo, necesitarán ayuda para la mayoría de las tareas diarias.

    Un niño con Parálisis Cerebral puede tener alguno o la mayoría de los siguientes síntomas, ligera o más gravemente:

    · Movimientos lentos, torpes o vacilantes.

    · Rigidez.

    · Debilidad.

    · Espasmos musculares.

    · Flojedad.

    · Movimientos involuntarios.

    · El inicio de un movimiento a menudo desemboca en otro movimiento involuntario, por lo que algunos niños desarrollan patrones de movimiento (formas de moverse) diferentes a los que pueden producir otras alteraciones.

    Es difícil para los médicos predecir cómo afectará a su hijo la Parálisis Cerebral, particularmente si su hijo es muy joven. La Parálisis Cerebral no es progresiva, lo que significa que no se agravará cuando el niño sea más mayor, pero algunos problemas se pueden hacer más evidentes.

    Usted encontrará que sus prioridades para ayudar a su hijo a desarrollar ciertas habilidades cambiarán con el paso del tiempo. Por ejemplo, cuando su hijo es muy joven, usted puede querer insistir en que aprenda a sentarse, pero no debe olvidar que también es muy importante la estimulación de otras habilidades como la comunicación.

    Los niños con Parálisis Cerebral tienden a sentarse o acostarse de ciertas maneras que, debido a los espasmos musculares, pueden causar problemas con sus articulaciones. Para reducir el riesgo de estas complicaciones, acuda a un Fisioterapeuta tan pronto como tenga constancia de la Parálisis Cerebral.

    ¿Hay otras dificultades asociadas con la Parálisis cerebral?

    Con gran frecuencia, en la Parálisis Cerebral a los problemas del movimiento se asocian otros de diversa índole y no de menor importancia. Se trata de problemas clínicos, sensoriales, perceptivos y de comunicación.

    Problemas visuales

    El problema visual más común es el estrabismo que puede necesitar ser corregido con gafas, o en los casos más graves. con una operación.

    Los problemas de ojos más serios son menos frecuentes. Algunos niños pueden tener un defecto cortical. Esto quiere decir, que la parte del cerebro que es responsable de la interpretación de las imágenes que el niño ve no funciona con normalidad. En pocos casos, el niño se puede quedar ciego pero en la mayoría de los casos los niños con este defecto sólo tienen dificultad para descifrar los mensajes que reciben desde sus ojos, por ejemplo, cuando aprenden a leer.

    Percepción espacial

    Algunos niños con Parálisis Cerebral no pueden percibir el espacio para relacionarlo con sus propios cuerpos (no pueden, por ejemplo calcular las distancias) o pensar espacialmente (como construir visualmente en tres dimensiones). Esto es debido, a una anormalidad en una parte del cerebro, y no está relacionado con la inteligencia.

    Oído

    Los niños que tienen Parálisis Cerebral atetoide son más propensos que otros a tener problemas auditivos graves, aunque no es el caso de los que padecen otro tipo de Parálisis Cerebral.

    Sin embargo, estos niños pueden tener infecciones en el oído como cualquier otro niño, que pueden causar un ligero problema auditivo que le provocaría más dificultades para aprender a hablar.

    Habla

    La capacidad de comunicarse de un niño afectado por Parálisis Cerebral va a depender en primer lugar de su desarrollo intelectual, que hay que estimular desde el principio. Su capacidad de hablar también dependerá de la habilidad para controlar los pequeños músculos de la boca, la lengua, el paladar y la cavidad bucal.

    Las dificultades para hablar que tienen los paralíticos cerebrales suelen ir unidas a las de tragar y masticar, aunque la intervención conjunta de diversos profesionales le ayudarán con estos problemas.

    La mayoría de los niños afectados podrán ejercitar en alguna medida la comunicación verbal, mientras que otros podrán beneficiarse de la utilización de sistemas aumentativos de la comunicación, como por ejemplo, comunicadores tableros y otras ayudas tecnológicas.

    Epilepsia

    La Epilepsia afecta a uno de cada tres niños con Parálisis Cerebral, pero es imposible predecir de qué manera o en qué momento su hijo puede desarrolla los ataques. Algunos empiezan a padecerlos de pequeños y otros en edad adulta, pero sepa que a menudo se pueden controlar los ataques con medicación.

    Otros probIemas

    Algunos niños con Parálisis Cerebral pueden sufrir otros problemas como son: una cierta tendencia a congestionarse, a los constipados, sabañones, dificultades para controlar la temperatura corporal, para coger peso, alteraciones de la conducta y el comportamiento y problemas de sueño. En muchos casos, hay bastantes cosas que usted puede hacer para combatir o reducir estas dificultades. Su médico de cabecera, y el psicólogo del Centro donde es atendido su hijo le podrán aconsejar.

    Dificultades de aprendizaje

    Las personas que no son capaces de controlar bien sus movimientos, o no pueden hablar, a menudo se da por supuesto que tienen una discapacidad mental. Aunque algunas personas con Parálisis Cerebral tienen problemas de aprendizaje, esto no es siempre así, incluso pueden tener un coeficiente de inteligencia más alto de lo normal.

    Si su hijo tiene problemas de aprendizaje, que pueden ser leves, moderados o graves, significa que aprende con lentitud, a veces, determinadas tareas como leer, dibujar, sumar o restar debido a que una zona de su cerebro está dañada. Si el problema no se corresponde a la inteligencia general del niño, se denomina "dificultad específica de aprendizaje", que es particularmente común en los niños con Parálisis Cerebral.

    ¿Se puede tratar la Parálisis Cerebral?

    La Parálisis Cerebral no se pude curar. Pero si su hijo recibe una atención adecuada que le ayude a mejorar sus movimientos, que le estimule su desarrollo intelectual, que le permita desarrollar el mejor nivel de comunicación posible y que estimule su relación social, podrá aprender mucho y llevar una vida plena.

    Tratamientos

    Hay diferentes técnicas y enfoques en el tratamiento de la Parálisis Cerebral. Siempre que estén aplicados por profesionales cualificados podrán ser efectivos. Usted puede pedir información sobre estos tratamientos en la Asociación de Parálisis Cerebral más cercana.

    Los niños con Parálisis Cerebral, como los otros niños, también necesitan amor, aliento y apoyo; la opción de aprender ciertas habilidades sociales y la oportunidad de fomentar su confianza y su autoestima.

    INICIO


    USTED Y SU HIJO

    El momento de la noticia

    Cuando Vd. descubre que su hijo tiene Parálisis Cerebral, indudablemente se sentirá muy afectado. Las reacciones de los padres pueden ser muy variadas, desde sentir miedo, ira. culpabilidad, soledad, depresión, hasta incapacidad para afrontar el problema. Ustedes no son los únicos padres que tienen un hijo con Parálisis Cerebral que se sienten así, aunque a veces, pueda parecerlo.

    Estos sentimientos son naturales y a la mayoría de los padres les van disminuyendo poco a poco, después del shock inicial. Otros prefieren estar solos durante una temporada, con su pareja o con sus amigos íntimos.

    Otros optan por hablar con alguien que no sea de la familia como un trabajador social o u consejero. Lo importante, en definitiva, es que decida qué es mejor para Vd. y para su familia.

    Nadie pretende decir que salir adelante con un hijo que padece una Parálisis Cerebral sea fácil. Pero Vd. puede conseguir ayuda, e incluso muchos padres dicen que resulta una labor desafiante y enriquecedora para ellos. Otros dicen que cuidar un niño con Parálisis Cerebral tiene sus propias y especiales recompensas.

    Lo mismo pero diferente

    Los niños con Parálisis Cerebral tienen las mismas necesidades básicas que los otros niños: amor, seguridad, diversión, estímulo y la oportunidad de aprender cosas del mudo que le rodea. Como los demás, ellos también tienen su propia personalidad, pudiendo ser amables y cariñosos en un momento y cambiar totalmente en un minuto.

    Intente, en la medida de lo posible, que su hijo se comporte como cualquier otro niño desde el principio. Estimule a su pareja, familiares y amigos a que hagan lo mismo.

    Es natural que Vd. se preocupe por el futuro de su bebé, y si aprenderá a caminar o hablar. Pero lo más importante que puede hacer es ayudarle ahora. Si Vd. actúa y cuida a su bebé de modo que crea más adecuado día a día, Vd. le estará dando la mayor posibilidad de superar su discapacidad y de vivir una vida plena.

    Ofrézcale a su hijo la oportunidad de una educación como la de cualquier otro niño, no se exceda en caprichos ni en contemplaciones, regáñele y castíguele en las ocasiones en que sea necesario, y felicítele efusivamente cuando realice algo bien.

    Conocer a su bebé

    Comunicarse con su bebé, así como aprender a reconocer e interpretar su comportamiento, son aspectos muy importantes. Muchos bebés y niños con Parálisis Cerebral no pueden comunicarse de la misma manera que otros niños, puede que por dificultades en girar su cabeza o por no mover sus ojos, tocarle o subirse en sus rodillas.

    Especialmente cuando su bebé es muy pequeño, procure tenerlo cerca de usted. Comuníquese con él o ella lo más a menudo que pueda hablándole, mirándole o tocándole. Mientras haga esto, intente aprende a reconocer los pequeños signos que su bebé hace para intentar decirle algo.

    Anime a otros adultos y a otros niños a conocerle. Algunos padres tienden a proteger en exceso a su hijo, quizás porque no quieren aparentar ante su familia, sus amigos o vecinos que algo está mal o quizás porque creen que sólo ellos le pueden dar a su hijo el amor y la atención que necesita. Intente que esto no suceda, ya que podría tener problemas para asistir a un centro o a una escuela y dificultades para sentirse feliz y equilibrado al ser más mayor.

    Cómo coger a su hijo

    Este apartado trata de cómo llevarlo, cogerlo, colocarlo y aprender a controlar algunas de las tensiones, espasmos musculares u otros movimientos incontrolados que pueda tener. La mejor manera de sujetar o coger a un bebé o a un niño pequeño está en función de su edad, el alcance de su Parálisis Cerebral y cómo está exactamente su cuerpo de afectado. Lo que sigue a continuación no es más que una guía, por lo que debe pedirle consejo a su fisioterapeuta o médico habitual acerca de cómo debe coger a su hijo y de qué manera puede ayudarle a mejorar el control de su cuerpo, evitando que usted se lesione o se haga daño en la espalda.

    Levantar y trasladar

    Durante los primeros meses de vida de su hijo, usted cogerá automáticamente a su bebé como a cualquier otro niño. Cuando se haga un poco más mayor, no intrente llevarlo en su regazo como a un bebé ya que no le beneficia emocionalmente y no le permite ver lo que pasa a su alrededor. Su fisioterapeuta le mostrará la mejor manera de levantar y llevar a su hijo.

    Tumbar

    Cuando le sea posible, acueste a su hijo sobre su barriga o de lado, ya que si lo hace sobre su espalda se agravarán sus tensiones y sus espasmos musculares.

    Aprender a sentarse

    La manera de ayudar a su hijo a aprender a sentarse dependerá del tipo de Parálisis Cerebral que tenga, por lo que deberá seguir las indicaciones de su fisioterapeuta o médico.

    Aprender a ectar de pie

    Permanezca siempre delante del niño cuado esté ayudándole a ponerse de pie porque, si usted lo sujeta desde atrás, él no sería capaz de controlar su equilibrio. Anímele, además, a que controle su propio peso y que se asegure de que tiene sus dos pies sobre el suelo, ligeramente separados, y el cuerpo y la cabeza un poco hacia adelante.

    Pasear

    Una silla de paseo de bebé, ordinaria, puede ser adecuada para la mayoría de los niños pequeños que tienen Parálisis Cerebral. A medida que van creciendo puede ser imprescindible utilizar sillas especialmente diseñadas para estas personas. Algunas de estas sillas pueden necesitar alguna adaptación para que su hijo esté más seguro. Sobre estos elementos le podrán informar y orientar los profesionales que trabajan con su hijo, tanto en los Servicios de Salud como en la Asociación de Parálisis Cerebral.

    Recomendaciones prácticas

    · No intente mover a su hijo repentinamente o con movimientos bruscos. Sus músculos necesitan un cierto tiempo para responder a los cambios de posición.

    · No pretenda controlar un espasmo muscular haciendo fuerza contra el cuerpo de su hijo, ya que esto sería peor. Es mejor mover suavemente la zona afectada, a menudo los hombros o las caderas, para ayudarle a relajar los músculos.

    · Cuando usted esté sujetando a su hijo, déle todo el apoyo que necesite, de lo contrario. el miedo puede hacer que el espasmo sea más intenso. No obstante, para ayudarle lo más posible a que aumente su control, trate de no darle una ayuda innecesaria.

    · Asegúrese de que su hijo cambia de posición o postura, sobre todo cuando es un bebé o tiene una discapacidad importante.

    · Recuerde que, antes de probar los movimientos o métodos que se muestran en estas páginas, debe consultar con sus especialistas acerca de lo que es más apropiado para su hijo.

    Vestirlo

    Los bebés que tienen Parálisis Cerebral, no serán más difíciles de vestir que cualquier otro bebé. Pero a la edad de 8 o 9 meses, Vd,. se irá percatando de que su rigidez, sus espasmos musculares o sus movimientos incontrolados empezarán a hacer difícil esta tarea.

    Si es posible, siente a su hijo sobre sus rodillas mientras lo esté vistiendo, asegurándose de que están los dos bien equilibrados, que su hijo está ligeramente adelantado y que su ropa está fácil de coger.

    Si su hijo quiere vestirse o desvestirse, debe ser mucho más cooperativo. Anímele a aprender a ponerse la ropa y a quitársela él mismo cuando crea que está preparado. No intente hacerle cosas que pueda hacer por sí solo, por el mero hecho de considerar que es demasiado pronto y, cuando haga algo correctamente, aunque parezca sencillo, felicítelo intensamente.

    Aproveche para hablar con su hijo mientras esté realizando cualquier actividad, como darle la comida o vestirlo, intentando enseñarle por ejemplo, los nombres de las partes del cuerpo de su cuerpo o cómo se mueven.

    Consejos prácticos para vestir a su hijo

    · La mayoría de las camisetas, chándals, monos y vestidos son adecuados para los niños con Parálisis Cerebral, sin necesidad de hacer ninguna modificación complicada. Elija blusas con mangas amplias e intente que use prendas que no le queden demasiado pequeñas.

    · Es importante comprar un calzado córnodo y adecuado para su hijo Si necesita un calzado especial podrá comprarlo Vd. mismos, pero déjese aconsejar por su médico o fisioterapeuta.

    · Empiece a vestirlo por el brazo o la pierna más afectados.

    · No intente tirar de sus brazos por los dedos a través de las mangas, ya que haría que su codo se doblara aún más.

    · Asegúrese de que las piernas del niño están dobladas antes de ponerle los calcetines y los zapatos. Esto le ayudará a que sus tobillos y sus pies estén menos tensos, y que los dedos de los pies no tiendan a curvarse hacia dentro.

    La hora de la comida

    Algunos niños con Parálisis Cerebral no pueden chupar ni tragar como los otros niños, por eso tienen más dificultades para comer y beber. Alimentar a su hijo será probablemente una tarea bastante complicada, y necesitará dedicarle tiempo y paciencia para ayudarle a mejorar. Piense en algunos juegos para mantener su atención e intentar que la hora de la comida sea un momento divertido, y recuerde que todos los niños ensucian al comer.

    Cualquiera de los profesionales que trabajan con Vd. le mostrarán las mejores posiciones para darle de comer a su hijo, y si es necesario, a cómo controlar su boca y su mandíbula.

    Muchas madres prefieren amamantar a sus bebés, pero esto puede ser complicado para un niño con Parálisis Cerebral. pediatra o con otro profesional médico.

    Aprender a comer por sí mismo

    Cuando su hijo aprenda a comer solo, déle únicamente la ayuda imprescindible. Su fisioterapeuta o médico podrán ayudarle con esto.

    No se olvide de felicitarlo efusivamente cuando ha hecho algo bien e intente relajarse si ensucia demasiado. Para Vd. sería mejor cubrir la zona del suelo donde está su silla con periódicos o con un plástico.

    Por qué es tan importante lavarse los dientes

    Cerebral también tiene problernas para masticar, la comida se puede quedar fácilmente entre sus dientes y sus encías. Además, si tenemos en cuenta que también son más propensos a la caries ya otras enfermedades de las encías, deberá procurar lavarle los dientes después de cada comida, evitando asimismo los dulces entre horas.

    En el baño

    La hora del baño debe ser divertida, además de un momento para el aseo personal. Vd. puede bañar a su bebé o hacerlo al mismo tiempo que Vd. Consulte a los profesionales cómo ayudarle a Debido a que los niños con Parálisis que lo haga con la mayor independencia.

    Ir al aseo

    No es fácil acostumbrar a ningún niño a usar un orinal o un aseo pero con un paralítico cerebral tendremos probablemente dificultades añadidas. Pueden tener problemas para relajarse lo suficiente y para presionar los músculos que hacen vaciar los intestinos. A pesar de las dificultades. en la medida de lo posible acostumbre al niño a utilizar el aseo; no lo habitúe al uso del pañal si no es totalmente necesario. Los profesionales que trabajan con su hijo le pueden dar algunos consejos prácticos para ayudar a su pequeño.

    Prepararse para ir a la cama

    Muchos niños con Parálisis Cerebral no se quedan dormidos fácilmente o tardan bastante tiempo en conciliar el sueño porque, como no gastan tantas energía se sienten más incómodos en l

    INICIO


    FAMILIA Y AMIGOS

    ¿Qué es la Parálisis Cerebral?

    Si un niño tiene Parálisis Cerebral esto significa que parte de su cerebro no trabaja adecuadamente o que no se ha desarrollado con normalidad. Esta lesión del cerebro puede ocurrir antes, durante o después del parto y debido a varias razones.

    ¿Cuáles son los efectos?

    Los niños que tienen Parálisis Cerebral no pueden controlar sus músculos muy bien y esto puede provocar que se muevan de una manera espasmódica y se sostengan con dificultad. Algunos niños con parálisis cerebral están sólo parcialmente afectados y a usted le costará apreciar la diferencia, pero otros niños están mucho más afectados. Unos pueden hablar, incorporarse y caminar, aunque les lleve bastante tiempo aprender estas cosas, y otros no podrán hacer demasiado por sí mismos.

    Algunos de los niños que tienen Parálisis Cerebral también tienen otros problemas médicos, como trastornos visuales o epilepsia. Otros pueden tener dificultades de aprendizaje (discapacidad mental) aunque muchos de ellos tienen una inteligencia normal o incluso superior a la media.

    A veces es muy difícil para los médicos decir exactamente cómo estará afectado el niño, especialmente cuando es muy joven. Por ejemplo, ellos no podrán ser capaces de decir si un niño de un año aprenderá a sentarse, a hablar o a caminar.

    Recuerde que la Parálisis Cerebral no es contagiosa, por lo que no hay peligro para otros niños.

    ¿Qué se puede hacer?

    La Parálisis Cerebral no se puede curar pero se pueden hacer muchas cosas para que el niño consiga el mayor control posible de sus movimientos, su mayor desarrollo intelectual y su mayor integración social. Profesionales cualificados (fisioterapeutas, psicólogos, profesores, etc. . . ) ayudarán a los padres a aprender a manejar al niño y a aportarle todo aquello que sea conveniente para su mejor evolución.

    El niño también deberá aprender ciertas habilidades sociales, autoestima y autoconfianza, y sólo lo podrán conseguir en compañía de otras personas que los cuiden y los quieran.

    ¿Puede usted ayudar?

    Los niños que padecen parálisis cerebral tienen las mismas necesidades que los demás y otras especiales que también afectan a sus familias. Usted podrá ayudarles de muchas maneras, como por ejemplo:

    · Ofrézcales toda la amistad y el apoyo que pueda. Muchos padres de niños con esta discapacidad se pueden sentir aislados en el momento que quizás necesiten más a sus amigos y familiares. No tenga miedo de preguntarles si quieren que pase a visitarles para charlar un rato.

    · Es difícil, pero intente hablar con los padres acerca de la discapacidad de su hijo. La mayoría agradecerá la oportunidad de manifestar sus sentimientos a las personas próximas a ellos.

    · Trate al niño como a otro niño cualquiera. Juegue con él y háblele incluso si no puede responderle y, si tiene o conoce a otro niño, anímele a que haga lo mismo. Todos los niños necesitan a otras personas y los que tienen parálisis cerebral no son una excepción.

    Cuidar a un niño con parálisis cerebral puede dejar agotados a los padres, por eso, si usted puede, ofrézcase para ayudar a cuidarlo y darles la oportunidad de salir de vez en cuando. Encargarse de un niño discapacitado durante un corto período de tiempo no es tan difícil como mucha gente cree, además los padres le enseñarán exactamente qué necesita hacer. Para facilitarle la vida al niño, a sus padres y a usted mismo. trate de seguir la rutina habitual del niño y evite mimarlo o consentirle demasiadas cosas

    INICIO


    AYUDAR AL HIJO A APRENDER

    La importancia del juego

    La principal manera de aprender de los niños es a través del juego. El juego es vital tanto para los niños con Parálisis Cerebral como para todos los demás. Vd. tendrá que darle una gran ayuda y mucho de su tiempo, ya que los niños que sufren esta discapacidad suelen necesitar más apoyo.

    Los primeros juegos

    Muchos de los primeros juegos de su hijo serán similares a los de otros bebés. Recuerde que muchos niños con Parálisis Cerebral tienden a ponerse más tensos y a tener más espasmos musculares cuando están tumbados sobre su espalda, por lo que debe tumbarlo de lado o sobre su barriga. Si se coloca de lado, puede ayudarle poniendo un cojín detrás de su espalda para apoyarse, y también es buena idea cambiar a su bebé de posición cada 20 minutos más o menos.

    No se sienta obligado a jugar con su hijo en todo momento y recuerde que jugar le debería divertir a su hijo como a otro niño. Procure que juegue en sesiones cortas y trate de introducir el juego en las actividades diarias como el baño y el momento de vestir a su hijo. De este modo, le resultará más llevadero y su hijo aprenderá más fácilmente.

    Aprender un poco más

    Muchos niños con Parálisis Cerebral tienen dificultades para usar sus manos. Vd. podrá ayudar a su hijo a hacerlo correctamente desde el principio. Déjelo sentir cosas, como diferentes texturas y anímele a coger pequeños juguetes y otros objetos y, mientras estén jugando, anímele a hacer ruidos y gestos.

    Es importante darle a sus hijos muchos ánimos pero no demasiada ayuda para que pueda descubrir cosas por sí mismo, sin llegar a intentar que haga algo demasiado difícil para él, lo que haría que perdiera el interés.

    Cuando se haga mayor, déle períodos de tiempo para que pueda jugar solo, y aprender a divertirse y a valerse por sí mismo. Si es posible, anime también a otros niños (especialmente hermanos/as) a jugar con su hijo.

    Si su hijo ha aprendido a mantener el equilibrio y a moverse, propóngale juegos que le animen a hacer esto y recuerde que incluso los niños más afectados pueden aprender a hacer algunas cosas por ellos mismos.

    Alrededor de la casa

    Como otros niños, muchos pequeños con Parálisis Cerebral quieren ayudar en las tareas de casa. Explíquele qué tiene que hacer, dejándole ver lo que hace Vd., y si es posible, déjele participar. Si su hijo no puede alcanzar los objetos de la casa, Ilévelo hasta ellos y tráigaselos para que pueda aprender cómo huelen y qué tacto tienen.

    Conocer diferentes formas

    Esta es una habilidad importante con la que debe ayudar a su hijo. Muéstrele diferentes objetos de formas simples y anímele a jugar con ellos.

    Juguetes para hacer Vd. mismo

    Vd. puede fabricar sus propios juguetes de manera rápida y económica, por ejemplo, usando solamente un recipiente con agua y algunos objetos flotantes. Hay un gran número de libros disponibles que le darán un montón de ideas.

    Escoger los juguetes

    Muchas marcas fabrican juguetes adecuados para niños con Parálisis Cerebral. Si Vd. está planeando comprar un juguete caro, pida consejo a un fisioterapeuta ocupacional, indicándole cuánto está dispuesto a gastar.

    Ayudas especiales para jugar

    Hay algunos utensilios especiales como unas cuñas de espuma que pueden servir de ayuda para algunos niños con Parálisis Cerebral. Pregúntele a sus especialistas si alguno de éstos puede ser útil para su hijo.

    Programas para las vacaciones

    En algunas zonas existen programas de vacaciones para niños con discapacidades como la Parálisis Cerebral. Normalmente tiene lugar durante las vacaciones de verano aunque en algún caso se pueden conseguir para Semana Santa. Muchos padres encuentran esto muy útil, ya que cuidar a un niño durante las vacaciones del colegio o la guardería puede ser especialmente agotador.

    Para pedir información acerca de estos planes podrá dirigirse a su médico de cabecera, al centro de salud o a alguno de otros profesionales que trabajan con su hijo.

    Consejos útiles

    · Cuando Vd. anime a su hijo a jugar con un juguete, déle a escoger entre dos o tres y guarde los que no quiera. Si está rodeado de un montón de juguetes, se distraerá fácilmente y dejará de jugar con el primero que eligió.

    · Enseñe siempre a su hijo cómo funciona un juguete nuevo, no sólo una vez sino bastantes.

    · Ayúdele a usar su imaginación. Por ejemplo, cuéntele historias sobre sus juguetes mientras juega con ellos.

    · Si su hijo no da muestras de querer jugar, empiece mostrándole cómo se divertiría jugando Vd. mismo con los juguetes.

    · Guarde siempre uno o dos juguetes para usar en una ocasión especial o cuando no puede conseguir que se interese por nada.

    · Los juguetes deberán ser grandes sobre todo si los niños están en la fase oral del desarrollo. (Fase en la que se llevan todo lo que cogen a la boca).

    ¿Qué tipo de escuela?

    Por ley, las autoridades locales de educación deberían en la medida de lo posible, programar la educación de los niños con necesidades especiales dentro de las escuelas ordinarias. En las escuelas públicas esto puede significar:

    · Plena integración sin ningún recurso especial o ayuda extra.

    · Plena integración con alguna ayuda especial para comer, escribir, usar el baño, etc...

    · Disponer de una unidad especial dentro del colegio para niños con discapacidades físicas y participar en actividades especialmente seleccionadas por la escuela principal.

    · Una escuela especial dentro de una escuela para lliños con discapacidades físicas telfiendo en cuenta dificultades de aprendizaje, problemas sensoriales u otras cuestiones médicas como la epilepsia.

    Hay también escuelas de educación especial a cargo de organizaciones privadas no lucrativas, como las Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral.

    La opinión de la rnayoría de los padres y de los profesionales de la educación es que lo mejor para los niños con Parálisis Cerebral es que se eduquen en las escuelas normales. No obstante, para muchos niños esto puede no ser posible o incluso deseable, especialmente si el niño tiene necesidades complejas.

    La elección de la escuela idónea dependerá de la personalidad del niño, de qué modo le afecta la Parálisis Cerebral y de las facilidades que la escuela puede ofrecer. Por supuesto, Vd. debería también tener en cuenta el prestigio de la escuela y el tipo de ambiente social que tiene. Si por sus circunstancias personales le sería difícil atenderlo en casa, debería pensar en una educación residencial.

    Recuerde que si su hijo está siendo atendido en una escuela pública ordinaria, la escuela puede necesitar hacer algunos pequeños cambios estructurales para ayudarle. Si está planeando llevarlo a una escuela de este tipo, no se olvide de organizarlo con un año de antelación.

    Debería ser consciente también de que la mayoría de los profesores de las escuelas ordinarias no tendrán experiencia en cuidar niños con Parálisis Cerebral, aunque algunas autoridades locales de educación ofrecen un servicio de apoyo especial para estos profesores. Explíqueles qué pude y qué no puede hacer su hijo, el tipo de ayuda que requiere en las tareas diarias y cualquier cuestión médica (como la epilepsia). Si Vd. cree que no pude hacer esto solo, pídale ayuda a su médico o asistente social. También puede pedirle a su terapeuta ocupacional que visite la escuela con Vd. para hablarles sobre todas las adaptaciones y el equipamiento que tendría que tener el colegio.

    Las escuelas de las Asociaciones de Atención a la Parálisis Cerebral

    Las Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral tienen servicios de educación para todas las edades, desde preescolar hasta los 16 años.

    ¿Cómo puede ayudar la microtecnología?

    La palabra microtecnología se emplea para referirse a equipos como computadoras, máquinas que pueden hablar y aparatos para encender o apagar luces o cambiar los canales del televisor. Este término también abarca las muchas vías alternativas con las que se pueden utilizar estos equipos.

    La microtecnología puede ayudar a niños con discapacidades físicas para tener independencia y disfrutar de experiencias similares a las de otros niños de su misma edad. Una computadora puede producir sonido, música, hablar, colorear imágenes, así como escribir letras y palabras en alrerenles eslllos y lamaños. Además, puede ayudar al niño a escribir y puede estimularle intelectualmente.

    El ordenador o computadora puede estar hecho para trabajar con muchas partes del cuerpo, los dedos de las manos, de los pies, la lengua, la voz e incluso el movimiento de los ojos o la respiración. Cualquier padre que puede usar una lavadora o un vídeo, debería ser capaz de manejar un ordenador, y sin necesidad de hacer los programas Vd. mismo.

    Una silla de ruedas eléctrica se puede manejar accionando un mando con la mano, pero lambién se puede mover con el movimiento de otras partes del cuerpo. Por ejemplo, algunos niños de 3 años han aprendido a conducir una silla de ruedas usando 3 o 4 interruptores que se accionan con la barbilla. Otros niños han eludido la frustración de no poder hablar empleando sistemas de comunicación como la voz sintetizada.

    Todos estos avances tecnológicos pueden ayudar a su hijo incluso desde los 2 años. No obstante, muchos de los aparatos son caros, por lo que es importante asegurarse y asesorarse antes de comprar cualquiera de ellos.

    INICIO


    PROFESIONALES

    Una vez que usted se ponga en contacto con los profesionales, es importante que trabaje en estrecha relación con ellos, incluso puede llegar a crearse una buena amistad, pero esto no quiere decir que usted vaya a aceptar siempre lo que ellos digan. Plantéeles sus puntos de vista y pregúnteles acerca de todo aquello que quiera para usted y su hijo.

    Profesionales con los que usted se encontrará al principio

    La atención temprana de los niños con necesidades especiales se aborda prioritariamente, desde los ámbitos de la Salud. La Educación y los Servicios Sociales. Desde estas áreas se detectan y se tratan las situaciones especiales de los niños, a través de diferentes mecanismos y fórmulas de apoyo y estimulación, con el fin de favorecer su máximo desarrollo y compensar en la medida de lo posible, las alteraciones o deficiencias que presenten.

    Por supuesto que nadie mejor que los padres saben lo que es bueno para un niño, pero muchos profesionales tienen experiencia en trabajar con otros pequeños con Parálisis Cerebral y sus padres, lo que unido a su cualificación técnica, les permitirá ayudarles de muchas maneras.

    Las principales personas que usted conocerá en un primer momento serán: el médico-neonatólogo, el pediatra, el fisioterapeuta y el trabajador social. Además, su bebé puede necesitar permanecer algún tiempo en una unidad de cuidados especiales para bebés, dentro del Servicio de Neonatología.

    Médico-Neonatólogo

    Es el médico que le dará la primera información sobre su hijo al nacer.

    Pediatra

    Los pediatras son médicos especializados en el cuidado de los niños. Llevan el seguimiento y control sanitario en los primeros años de vida de su hijo.

    Fisioterapeuta

    El Fisioterapeuta está especializado en ayudar a las personas que tienen problemas de movimiento. Suelen utilizar métodos naturales como el ejercicio, la manipulación, el calor y los masajes para ayudar a que su hijo desarrolle unas pautas correctas de movimiento. Pueden aconsejarle también sobre la mejor manera de llevar, coger o colocar a su hijo, y de cómo darle la oportunidad de aprender a sentarse, permanecer de pie o caminar.

    Trabajador social

    Este profesional le informará de los recursos que hay en su Comunidad para la mejor atención a su hijo, y le podrá facilitar el contacto con las diferentes Instituciones y Centros.

    Unidad de cuidados especiales para bebés. Servicio de Neonatología

    Algunos hospitales, todavía pocos, tienen una unidad de cuidados especiales para bebés y usted se podrá encontrar aquí a pediatras, logopedas, psicólogos, fisioterapeutas y asistentes sociales. Si su localidad no dispone de estos servicios es probable que los encuentre en una Asociación de Parálisis Cerebral.

    Profesionales con los que usted se encontrará más adelante

    Posteriormente, usted se encontrará con otros profesionales de los servicios sociales, de salud y de educación, así como de asociaciones. Probablemente usted sólo necesitará ver a algunas de las personas mencionadas pero esto le ayudará a saber algunas de las funciones que realizan.

    Servicios de Salud

    Médico de cabecera

    Usted puede contactar con su médico de cabecera en cualquier momento que su hijo tenga algún problema de salud. Su médico de cabecera puede ayudarle a hacer frente a los problemas de infancia de su hijo, incluyendo algunos de los problemas que son más comunes en los niños con Parálisis Cerebral como los constipados. Si su médico no puede ayudarle, tendrá que dirigirse a su pediatra o a otro profesional de la salud.

    El médico de cabecera será el profesional que haga el seguimiento de su hijo si éste necesitase tomar algún tipo de medicación.

    Igualmente podrá derivarle al Hospital que le corresponda, si su hijo necesita que le vean otros profesionales más especializados, como el Neurólogo, especialista del cerebro y del sistema nervioso.

    Asimismo podrá ponerle en contacto con otros servicios médicos que podrán facilitarle el proceso, donde se encontrará con otros profesionales como Médico Rehabilitador, Traumatólogo...

    Servicios Sociales

    Trabajador social

    Estará dispuesto a escucharle y ofrecerle toda la información, orientación y asesoramiento acerca de los recursos y servicios que usted necesite.

    Sin ser un especialista en temas de educación, salud, seguridad social, etc... va a poder orientarle, hacia profesionales de éstos y otros servicios, que considere puedan ser convenientes y ayudar a mejorar su situación y la de su familia.

    El Trabajador Social, además podrá informarle acerca de:

    · Centro Base, de valoración y calificación de las minusvalías.

    · Ayudas específicas (individuales, para transporte, de adaptación de la vivienda) y cómo acceder a ellas.

    · Certificados, pensiones y su tramitación.

    · Búsqueda de plazas en centros específicos (atención temprana, colegios de integración, otros).

    ·Vacaciones para su hijo,.

    · Contactos con federaciones, asociaciones o grupos de padres que tienen hijos con Parálisis Cerebral o lesiones similares.

    Servicios de educación

    En estos servicios, se encuentran los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica, compuestos por Psicólogos, Pedagogos, Logopedas, Asistentes Sociales, y en algunos casos, Maestros especialistas en audición y lenguaje.

    Logopeda

    Durante los primeros meses de vida, un Logopeda puede tratar a su hijo si éste tiene problemas para comer o beber. Más tarde, un Logopeda puede ayudarle si su hijo tiene problemas para hablar, del uso del lenguaje o de comprensión tanto del lenguaje escrito como del hablado.

    También puede ayudar a aquellos niños que tienen problemas para expresarse, bien por medio del aprendizaje de signos linguísticos como por ayuda de una comunicación especial.

    Psicólogo y Pedagogo

    El Psicólogo le dará información del aprendizaje y la conducta de su hijo. Diagnostica y valora los aspectos de la personalidad, inteligencia y aptitudes de las personas.

    Ambos, psicólogo y pedagogo se encargan de la evaluación psicopedagógica de los alumnos para saber sus necesidades educativas especiales y orientarles hacia la modalidad de escolarización más adecuada, así como proponerles los centros en los que estos alumnos podrían escolarizarse.

    Cuando usted contacta con un profesional

    · Asegúrele de que usted está totalmente comprometido

    Algunos profesionales son muy comprensivos con los padres y los implican en su trabajo, pero otros pueden necesitar que se les recuerde la importancia de la participación de los padres. Si usted percibe que no hay demasiada predisposición por su parte, puede preguntarles discretamente: "¿Podría mostrarme cómo hace usted esto?"; "¿Por qué hace usted esto?"; "¿Podría yo hacer algo?"; o "¿No comprendo este término. ¿Me lo podría explicar?".

    · Apuntar o anotar cosas

    Muchas personas tienen dificultades para comprender toda la información que les dan los profesionales, especialmente si ellos no están muy por la labor. Puede ser útil anotar todas sus dudas para consultárselas al Pediatra o al Fisioterapeuta de su hijo, o a otro profesional, o que la persona con la que está tratando le escriba las respuestas a estas cuestiones.

    · Pida que le cuenten la verdad

    Algunos padres sienten que los profesionales evitan contarles toda la verdad, como cuando se trata de comunicarles que su hijo tiene Parálisis Cerebral. Recuerde que no es posible para nadie saber hasta qué punto puede afectar la Parálisis Cerebral a su hijo. Si usted sospecha que no le están diciendo la verdad, hágaselo saber al profesional y explíquele que sabiendo la verdad lo antes posible, podrá empezar a ayudar a su hijo de la mejor manera desde el primer momento.

    Al mismo tiempo, usted debe proporcionar toda la información posible a los profesionales, y así facilitar el trabajo de éstos.

    · Anime a los profesionales a trabajar en equipo

    Comparta la información que le da un profesional con otros facultativos que estén trabajando con usted y con su hijo, y dígales lo importante que sería para usted y para su hijo que trabajaran en equipo.

    INICIO


    DERECHOS Y BENEFICIOS

    El tipo de ayuda que Vd. necesite dependerá de su hijo, y de sus propias circunstancias personales. Puede necesitar ayuda económica, de material, para la adaptación de su vivienda, ayuda domiciliaria, o para vacaciones.

    . Puede obtener ayuda de:

    · Administración Central.

    . Administración Autónoma.

    · Corporaciones Locales (ayuntamientos, diputaciones).

    · Organizaciones privadas, sin fin de lucro.

    Algunos de los beneficios son reconocidos automáticamente con independencia de cuál ea su situación, y otras ayudas son discrecionales dependiendo de sus circunstancias personales, como el grado de minusvalía o los ingresos familiares.

    Para solicitar ayudas o beneficios es necesario disponer del certificado de minusvalía. Este Certificado lo emite el Equipo de Valoración y Orientación, dependiente de su Comunidad Autónoma.

    Ayudas económicas

    Todas las familias con hijos, con o sin minusvalía, disfrutan por ley de ciertos beneficios, como:

    · Deducción en el I.R.P.F.

    · Prestación familiar por hijo a cargo.

    · Los hijos están incluidos como beneficiarios, en las prestaciones de asistencia sanitaria y farmacéutica de la Seguridad Social.

    Además de éstas, como su hijo tiene Parálisis Cerebral, probablemente podrá obtener beneficios adicionales. Esta sección le dará una idea de las ayudas disponibles.

    Beneficios fiscales

    · Deducciones adicionales en el I.R.P.F., deducción del I.V.a. en la adquisición de vehículos y materiales específicos.

    . Exención del Impuesto de Circulación

    · Reducción sobre el Impuesto de Sucesiones.

    Prestaciones económicas

    · Pensiones no contributivas (PNC)

    De acuerdo a la ley, tendrán derecho a pensión de invalidez en su modalidad no contributiva (PNC), las personas mayores de 18 años y menores de 65 años, afectadas por una minusvalía en grado superior o igual al 65%, y con ingresos inferiores a unos baremos establecidos por el Gobierno.

    La cuantía de la pensión de invalidez se fija anualmente, y puede verse aumentada en un 50% si la persona con minusvalía necesita la ayuda de otra persona para realizar actividades de la vida diaria.

    Prestación Familiar por Hijo a Cargo mayor de 18 años (P.F.H.C.)

    Esta prestación puede ser solicitada por las familias que tengan a su cargo hijos mayores de 18 años, con un grado de minusvalía superior o igual al 65%.

    La cuantía de la prestación también puede verse incrementada en un 50% si la persona con minusvalía necesita de otra persona para realizar las actividades de la vida diaria.

    · Otras ayudas económicas

    A través de su Comunidad Autónoma, Ayuntamiento o de la Administración Central suelen existir ayudas económicas individuales destinadas a diversos aspectos como:

    - Rehabilitación y asistencia especializada.

    - Moviiidad y Transporte.

    - Eliminación de barreras.

    - Adaptación de la vivienda.

    - Becas y Subsidios de Educación Especial.

    - Dónde obtener más información

    Para obtener más información sobre las ayudas, beneficios y prestaciones que puede solicitar, diríjase a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento o Comunidad Autónoma, o bien a la Asociación de Parálisis Cerebral más cercana.

    - Cómo solicitar las prestaciones

    Si cree que puede obtener alguna ayuda económica de la Administración, póngase en contacto con los Servicios Sociales o con la oficina de la Seguridad Social. Aunque no esté seguro de que le concedan la ayuda, es preferible solicitarla, antes que arriesgarse a perderla.

    Ayudas de organizaciones no gubernamentales

    Existen algunas organizaciones no gubernamentales que podrán ayudarle bien económicamente o suministrando equipamiento u otro material.

    FUNDACIÓN ONCE

    La fundación ONCE tiene como fin principal la realización de programas de integración y prestaciones sociales para personas con minusvalía.

    De acuerdo a este fin, la Fundación ofrece servicios, prestaciones y ayudas de diversa índole a las que puede acceder cualquier ciudadano español afectado por algún tipo de minusvalía, tanto individualmente como a través de grupos o entidades.

    Diríjase a:

    Fundación ONCE

    c/ Sebastián Herrera, 15

    28012 Madrid

    Telf. (91) 528 94 94

    FEDERACIÓN ASPACE

    La Federación ASPACE, que asegura a la mayoría de las Asociaciones de Atención a la Parálisis Cerebral de España, desarrolla programas para financiar la adaptación de la vivienda, adquisición de ayudas técnicas, así como programas de vacaciones, etc.

    Federación ASPACE

    C/ General Zabala, 29

    28002 Madrid

    Telf. (91) 56140 90

    OTRAS ORGANIZACIONES

    Para mayor información sobre estas organizaciones locales, contacte con los Servicios Sociales del Ayuntamiento, o con la Asociación de Parálisis Cerebral más cercana.

    Ayudas técnicas y equipamiento

    Es posible que obtenga algún material gratuitamente a través de Sanidad, Seguridad social o de otro organismo de la Comunidad Autónoma. Otro material deberá adquirirlo directamente.

    Las organizaciones de Minusválidos, como las Asociaciones de Parálisis Cerebral podrán orientarle sobre las ayudas técnicas existentes, precios y dónde adquirirlos.

    Si su hijo tiene dificultades auditivas

    A través del Servicio de Salud podrá conseguir ayudas para la audición.

    Las Asociaciones de parálisis Cerebral y los Servicios de Salud, podrán aconsejarle sobre las ayudas más adecuadas para su hijo.

    También puede contactar con:

    CNSE.

    Confederación Nacional de Sordos de España

    C/ Alcalá, 160 -1.° F

    28028 Madrid

    Telf. (91) 356 58 32

    FIAPAS

    Federación Española de Asociaciones de Padres y Amigos de los Sordos

    C/ Núñez de Balboa, 3

    28001 Madrid

    Telf.: (91) 576 57 46

    Si su hijo es ciego o afectado visual

    En los servicios de salud o en la propia Asociación de Atención a la Parálisis Cerebral podrán suministrarle material para ayudar a su hijo si es ciego o afectado visual.

    También sería conveniente que Vd. se ponga en contacto con la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE), que tiene servicios y prestaciones para niños ciegos o afectados visuales.

    ONCE

    Organización Nacional de Ciegos de España

    C/ Ortega y Gasset, 18

    28006 Madrid

    Telf.: (91) 589 46 00

    Ayuda a domicilio

    Cuidar de un niño discapacitado es agotador. Es posible que Vd. quiera ayuda para algunas tareas. También puede que Vd. quiera volver a trabajar o que en algunos momentos tenga que salir y necesite alguna persona que permanezca en su casa mientras esté fuera.

    Ayuda de los Servicios Públicos locales

    El departamento de Servicios Sociales de su Ayuntamiento es posible que pueda proporcionarle ayuda a domicilio. Esta ayuda puede ser para ayudar en tareas como el aseo de su hijo, dar de comer o para la compañía.

    Normalmente tendrá que pagar alguna cantidad, dependiendo de los ingresos que Vd. tenga y del número de horas de ayuda que necesite.

    También puede conseguir, a través de los Servicios Sociales, que algún A.T.S. o profesional con conocimientos de enfermería acuda a su casa si necesite ayuda en determinadas tareas como el aseo de su hijo.

    Ayuda de otras organizaciones

    Algunas Asociaciones de Parálisis Cerebral tienen programas de ayuda a domicilio, incluyendo en las visitas sesiones de rehabilitación para su hijo. También pueden tener servicio de guardería.

    Hay otras organizaciones que pueden tener servicios de ayuda a domicilio. Para más información, contacte con la Asociación de Parálisis Cerebral más cercana, o con los Servicios Sociales de su Ayuntamiento.

    Información obtenida de:
    Federación Española de Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral

    INICIO